Coaching Organizacional

 

La motivación es el gran motor, siempre deseado, pero ni se tiene, ni se trae. Es el resultado de una serie de variables que el coaching plantea, mide, calibra, prueba, arma y genera en la búsqueda de la interacción de cada profesional, con la cultura, contextos, incentivos y métodos de cada organización. A lo largo de la historia y en varias culturas apelar a la imaginación ha sido un recurso imprescindible para conseguir adhesión, inspiración, creatividad y compromiso en las actividades, necesidades del sistema y del contexto que nos rodea.

¿Por qué deberíamos tener mentalidad de director coach? ¿Cómo suscitar el cambio a través del diseño? ¿Qué es? y ¿Qué es coaching organizacional? ¿Cuáles son las claves para transitar el cambio permanente desde el bienestar y el estar bien? y ¿Cómo se logra gestionar las posibilidades desde los recursos con los que podemos contar?

Estas y una serie de preguntas más, son las que abren el juego como en una partida de ajedrez en los procesos de coaching organizacional. Lograr que las personas estén alineadas con la cultura y los objetivos, con los proyectos y los sueños, que sean proactivos y colaborativos para el clima y la cultura de la organización y para la de su equipo de trabajo, son pilares fundamentales. Entrenar las habilidades y potenciar los recursos que cada uno trae suma sistémicamente en la organización, por eso es muy importante que sea de impacto positivo.

El coaching organizacional es un proceso, es el desafío al cual me dedico con profesionalismo, pero también con mucha creatividad desde hace varios años. La conversación como herramienta, la sinergia como metodología constructiva y sistémica acompaña a los procesos de cambio. La comunicación es clave porque no todos se adaptan con la misma facilidad o en los mismos tiempos.

Diseñar, gestionar y combinar recursos es algo que se aprende y se entrena, a través de los espacios comunes y la generación de momentos compartidos para obtener los mejores resultados. En coaching diseñamos la motivación. Trabajamos proactivamente hacia el diseño del “cómo va a ser lo que viene”. Estar alineados con la cultura del bienestar porque esto hace que todas las personas involucradas se comprometan a trabajar sobre su mejor versión para atraer los beneficios que esto implica para la salud de la empresa y también del estar bien.

Hoy, Covid-19 mediante, sumamos nuevas modalidades diferentes pero efectivas, trabajando con los miembros de los equipos divididos entre la oficina tradicional y el trabajo desde casa, las empresas empezaron a combinar ambas modalidades y están aprendiendo a adaptar un modelo híbrido de trabajo.

Estamos permanentemente expuestos a toda clase de información, tienes que oír tal conferencia, mirar los videos del gurú de las empresas, no te puedes perder el Webinar de tal o cual taller. Nos sentimos abarrotados de datos, de metodologías de técnicas superadoras, sin embargo las respuestas están mucho más cerca, las respuestas están en nuestra empresa, en nosotros mismos, la respuesta es ir hacia el interior y no tanto hacia el exterior.

El autoconocimiento propio o del equipo es clave para cualquier tipo de industria o mercado. Ir hacia dentro nos permite empezar a analizar posibles métodos y posibles caminos para conseguir logros, teniendo en claro el propósito, valores y principios corporativos sea del tamaño que sea el negocio.

En estos “tiempos nuevos”, y con segunda ola de Covid, se necesitan facilitadores que ayuden a las personas a obtener por sí mismas lo que necesitan para su crecimiento, desarrollo personal y profesional, y a poner en foco lo importante, dando un espacio antes impensado por una empresa para el desarrollo de negocio. La peor trampa en la que podemos caer: buscar ser mejor que los demás, debemos buscar ser la mejor versión de nosotros mismos.

 

Fuente: https://revistaempresarial.com/actualidad-empresarial/entretenimiento/coaching-organizacional/

Fecha de publicación: 18/02/21